Archivo de la categoría: LENGUAJE

EL PARLACHE – COLOMBIA

 

 

 


Robinson Posada es un cuentero Colombiano, más precisamente Antioqueño, se vale del “parlache” (es una especie de jerga, parecido al lunfardo en Argentina,  para hacer el papel de un sicario que vive en uno de los barrios populares de la Ciudad de Medellín, narrando cuentos sobre violencia, drogas, caos, Medellín, amor, salsa, armas y melancolía.

El parlache colombiano es un conjunto de modismos utilizados por los jóvenes originado en las comunas populares de Medellín y suburbios de Bogotá y Cali. Originalmente era una especie de germanía, que se ha extendido sin embargo no sólo a los jóvenes de clase media y alta de la ciudad sino que también ha tenido una influencia en el habla popular de otras regiones de Colombia a través de los medios de comunicación que le han dado espacio.


La palabra parce, por ejemplo, se utiliza prácticamente en toda colombia y ya es considerada un colombianismo. La ciudad de Medellín, traducida en jerga parlache como “Medallo”, fue el principal espacio de desarrollo de esa manifestación juvenil Este “lenguaje” se hace conocido especialmente a partir de la década de los 80, pero su génesis y desarrollo son mucho más complejos. El parlache es una forma urbana del lenguaje popular paisa.

El encuentro de los grupos migratorios campesinos hacia el principal centro urbano de la región paisa y la creación no planeada de los sectores populares de la ciudad, hicieron que se presentaran allí fenómenos de marginación y violencia urbana que trajeron como consecuencia nuevas expresiones de lo popular.

Para muchos estudiosos, el parlache tiene un origen básicamente en la subcultura juvenil marginal enmarcada por la violencia, pero ello puede estar alimentado por otros fenómenos más sutiles que nacen de la expresión popular y en particular de la expresión popular paisa.

El parlache tiene un recorrido interesante de llegada a las clases medias y altas de la ciudad a partir de los años 80. Es un proceso difícil de entender, puesto que llega a definirse como un “modo de hablar de las juventudes medellinenses”. El lenguaje de las esquinas de los barrios populares y de los arrabales, comenzó a entrar dentro de los ambientes académicos de las grandes universidades, los medios de comunicación social, las expresiones culturales y artísticas.


La oposición intelectual de muchos académicos que lo definen como un lenguaje ordinario y sin clase, no bastó para detener un fenómeno lingüístico con claro sentido sociológico. El parlache, al ser un modo de expresión de un mundo social marginal, lo es también de una generación: el parlache es evidentemente juvenil y este elemento fue preponderante en su difusión. “Sólo los jóvenes pueden entender a los jóvenes”, es una expresión de la filosofía juvenil popular y dicha expresión tiene su razón de ser.

El parlache es un acto de rebeldía, un fenómeno que puede ser
comparado a los procesos que vivieron expresiones musicales como el Punk o el Hip Hop.

El parlache une a los muchachos en un solo lenguaje, un lenguaje hermético y hermenéutico que solo ellos pueden entender y en donde están excluidos profesores, padres de familia, autoridades y en general aquellos cuyo mundo representa autoritarismo, incomprensión y otras cosas que hacen sentir al joven al margen. En dicho espejo se refleja entonces el muchacho de la clase media y alta.

Si el muchacho de los barrios populares utiliza el parlache como medio de expresión y protesta ante un mundo social excluyente, el muchacho de las clases medias lo hace a su manera para protestar ante una sociedad que de alguna manera lo deja solitario (padres de familia muy ocupados para sus hijos, profesores indiferentes ante sus inquietudes, amigos materialistas).

De esta manera el parlache llega a los medios de comunicación social.

Fueron ellos los únicos responsables de que dicho fenómeno lingüístico no fuera pasajero. El libro de Alonso Salazar, “No nacimos pa´semilla” y la película de Víctor Gaviria, “Rodrigo D. No Futuro”, fueron los pioneros en el salto del parlache al panorama nacional. Telenovelas, chistes, noticias (como por ejemplo: “Se calentó el Congreso”, publica un diario. “Un saludo ahí, a los parceros de Castilla” o ” al arquero (portero) se lo pasaron por la galleta” grita, en el estadio, un comentarista de fútbol. ” Vamos a hacer una cirugía con todos los fierros ( con todas las de la ley, bien hecha )”, comenta un cirujano . “A mi hijo lo están cascando en la urbanización por picao” ( lo agraden o golpean por presumido ).,  agrega un juez. “Qué hubo parce!” ( qué tal, amigazo?), saluda un estudiante de universidad privada a un indígena de zonas de cultivos ilícitos. “No sea mula”, reza una campaña contra la droga en la televisión y la radio, haciendo alusión a los correos humanos que utiliza el narcotráfico en colombia. “Somos unos faltones con Dios ” ( somos unos traidores o negligentes de Dios ), concluye un cura en el púlpito de su iglesia), revistas y toda una red que los muchachos medellinenses nunca se imaginaron,que contribuirían a crear una ola que difundió la lógica lingüística en otros sectores, principalmente urbanos de Colombia.

En el plano nacional vale el mismo argumento: el parlache llegó evidentemente a los diferentes grupos juveniles, primero populares y después de las clases altas con los mismos motivantes.

El parlache es ante todo una jerga popular, por más romántica que parezca a unos. Todavía es atacada con fuerza y argumento por intelectuales que la ven como una amenaza a la formación de la juventud. Un cantante de fama internacional como Juanes la utiliza con frecuencia, incluso fuera del país, y es común que en muchos auditorios de la ciudad o del país el parlache se haga presente de una u otra forma en una expresión o una palabra (profesores, sacerdotes, periodistas, artistas y todos aquellos que son por lo general de las generaciones de los 70 y 80).

Por un lado, el parlache seguirá vivo y con su propio curso, porque llegó a ser parte de la identidad cultural medellinense, paisa y colombiana. Por otra parte seguirá vivo hasta que en Medellín y en Colombia la niñez y la juventud dejen de ser objeto de discriminación y marginación. Cuando la presencia del adulto en el padre de familia, el profesor, las autoridades y demás dejen de causar temor o indiferencia en los niños y en los jóvenes, ellos no tendrán la necesidad de llamar la atención a través de lenguajes herméticos o actos de violencia.

Las siguientes son algunas expresiones del parlache, aunque como lenguaje popular es cambiante. Una palabra además  puede cambiar de sentido a través del tiempo. No todas han logrado salir de los arrabales de Medellín: A la lata (denota cantidad o rapidez, bastante, a toda prisa) A lo bien (correctamente; a decir verdad) Abrirse (irse ya) Achantado  (avergonzado; triste) Alzado o asado (altanero, busacapleitos) Armar videos (mentir, crear historias) Arrugarse (acobardarse; estar de mal genio) Avión (persona lista y si completa con “vuela con los motores apagados” es que se supera) Bacán (buena persona) Bacinilla (aparato que esta en muy malas condiciones) Bajar de (robar, arrebatar por la fuerza: ‘Me bajaron del anillo en el colegio’) Banderiar (prestar vigilancia a algo, llamar mucho la atención) Bandida (mujer que sale con cualquiera) Bareto (cigarrillo de marihuana) Bizcocho (hombre o mujer atractiva) Botar o hablar caspa (hablar bobadas) Breve (fácil)  Calentura (lugar peligroso o situación riesgosa) Camellar (trabajar) Camello (empleo) Canero (presidiario o expresidiario¨) Carreta (palabrería, verborrea) Carretudo (hablador) Cascar (dar una paliza) Catana (mujer pasada de años) Chichipato (de poco valor, mediocre) Chimba (coño u órgano femenino; denota varias cosas, como algo agradable:  “Esta una chimba”, como insulto o desprecio: “Me vale chimba”, dirección de escape en situaciones de peligro ó forma de quitarse a alguien: “vayase pa’ la chimba”, ‘la chima!’-de ninguna manera!) Chimbiar (molestar, fastidiar)
Chimbita (mujer joven y muy bonita)) Chontiarse (asombrarse) Chupar piña (besuquearse)  Chuzo (local pobre y pequeño) Codo (que no gasta dinero, que no presta dinero) Colgar (asaltar o atracar, sobre todo a mano armada) Cruce, cruzado (negocio; favor especial) Cucha/o (Papá o mamá, profesor o persona mayor al que lo dice) Cuchita/to (abuela/o) Dar tren de bala (ametrallar, disparar) Echar los perros (cortejar, insinuársele a alguien) Embarrarla, hacer una embarrada (cometer un error, aunque también se refiere a alguien que ha hecho una proeza:  ‘Ese man es la embarrada’) Emputarse (enfadarse) En bombas (de prisa, rápido) Encaletar (esconder en un sitio seguro, empacar en un sitio oculto) Encholao (entrometido) Estar luquiao (tener dinero) Estar paila (esta de mala suerte) Faltón (traidor, incumplido) Fierro (arma de fuego) Filo (hambre) Flecha (sujeto, sobre todo uno que presta un servicio, una asesoría o sirve de contacto) Gallada (peña, grupo de gente, sobre todo grupo de amigos) Gallo (tarea o trabajo difícil) Gamín (persona indigente, sobre todo niño indigente) Gonorrea (persona que no cae bien) Ligar (dar dinero, bien sea como propina o limosna) Llevar del bulto (irle mal a alguien/algo, llevarse la peor parte) Luca (mil pesos) Man (hombre) Metiche (entrometido) Miti-miti (a partes iguales, 50/50) Muñeco (alguien que ha sido asesinado, muerto) Nea, valija, minga (grupos de gamines que usan el parlache) No comer de (no tragarse, creerse o intimidarse ante algo: ‘Ese no come ni de plata, ni de fierro, ni de nada’) Nonas (negativo) Pajarilla (una posible mentira) Paquete (millón de pesos) Parcero, parce (amigazo, amigo bueno o intimo) Parche (1.grupo de amigos en un lugar, 2.sitio de reunión de amigos 3.pareja ocasional) Pecueca (olor de pies: Huele a pecueca; cosa sin valor: ‘Eso es mucha pecueca’) Pelado/a (muchacho, muchacha, joven) Peluda (difícil) Perder el año (morirse, terminar algo definitivamente con alguien para mal) Perratiar (boicotear algún plan o programa, echar a perder) Perro (cualquier persona que se odia) Picao (pijo, fresita, presumido) Pilas! (atención!) Piloso (despavilado, avispado) Pingüino (agente de tránsito) Pinta (sujeto, tipo) Pirrieles (calzado caro) Polla (muchacha, noviecita) Pollo (adolescente) Quedar sano (quedar inocente o no darse por enterado) Rancho (casa, hogar) Raquetiar (requisar, esculcar) Salir pa’ pintura (estar listo) Sapo (soplón/metido) Sardina (jovencita -término pasado de moda) Sisas, Sika, Jei (afirmativo) Teso (diestro, experto, fuerte) Tomba (la policía) Tombo, sapo ó aguacate (agente de policía) Torcerse (cambiar de opinión radicalmente, chivarse, traicionar) Torcido (trabajo sucio, acción pícara ) Tramar (gustar o convencer) Vientos o maletas (bien o mal?, forma de saludar), Visaje (hecho, acción u objeto determinado) Vuelta (negocio, tarea o trabajo)

Fuente:
Wikipedia

Antioquia Colombia LoPaisa.com
http://lopaisa.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 February, 2011, 15:45


el CD del Parcero del Popular # 8, “Olor a Barrio”:


“Parlache: les sonará extraña esa palabra. Es uno de los tantos giros que posee el lenguaje para deleitar a los que hacen uso de él, en éste caso, uno engendrado en la ciudad de Medellín (geográficamente Antioquia, Colombia). El parlache nace en los barrios populares, en las esquinas, en las tertulias de sujetos llamados “valijas”, “pillos” o “lacras”.
Esos sujetos que andan por ahí armados, poetas de la vida, percepcionistas magistrales. Los culpables -según la sociedad- de la ola criminal que azota día a día a nuestro país, entre los cuales nació Robinson Posada, un cuentero que hace uso de éste lenguaje para narrar poemas, historias que reflejan el caos que vive la ciudad de la eterna primavera, cuentos encerrados en el barrio popular número ocho, un lugar lleno de la magia criminal que le da el seudónimo de “El parcero del popular #83. Encontrarán entonces ocho cuentos, sobre violencia, drogas, caos, Medellín, amor, salsa, armas y melancolía. Una desnudez impactante y crítica de la ciudad que cree ser la mejor de Colombia, narrados en dialecto parlache, en descarga directa y listos para la reflexión. Encontrarán entonces ocho cuentos, sobre violencia,
drogas, caos, Medellín, amor, salsa, armas y melancolía.

Una desnudez impactante y crítica de la ciudad que cree ser la mejor de Colombia, narrados en dialecto parlache, en descarga directa y listos para la reflexión.
MediaFire:
http://www.mediafire.com/file/jndthgqaw2d/Parcero del Popular No.8 – Olor a Barrio by Steve_V.zip
Megaupload:
http://www.megaupload.com/?d=I53DTF01
Medellin Antioquia Colombia LoPaisa.com

http://lopaisa.com Potenciado por Joomla! Generado: 27 February, 2011, 15:45