Archivo de la categoría: DOCUMENTALES

Zeitgeist: Addendum.

PARA VER LOS SUBTITULOS DAR CLICK EN EL ICONO “CC”

 

Zeitgeist es un documental escrito, dirigido y producido por Peter Joseph en el año 2007, que tiene una amplia difusión por Internet, en la web del proyecto y mediante Google Video; aunque fue grabado originalmente en inglés, es posible descargarlo del sitio web oficial con subtítulos y doblajes en varios idiomas. Su secuela, Zeitgeist Addendum, concluye presentando el concepto de una sociedad basada en la tecnología y la abundancia de recursos, a partir de la influencia de ideas de Jaque Fresco y el Proyecto Venus.

Al no haberse distribuido por los canales convencionales, no existen datos fiables acerca de cuánta audiencia ha tenido, se afirma que los documentales Zeitgeist han sido vistos por cincuenta millones de personas en todo el mundo desde su publicación gratuita en Google Video en la primavera de 2007.

El documental ha sido premiado con varios reconocimientos de carácter internacional; entre ellos el Artivist Film Festival 2007.

Se le ha considerado «un ensamblaje de propaganda de agitación a ritmo rápido» y ha sido enmarcado entre películas de temática conspirativa aunque con una gran propuesta de por medio que no se deja opacar por las polémicas que ha despertado, especialmente en el ámbito religioso

El título, Zeitgeist, es una expresión alemana que quiere decir «espíritu de una época», aludiendo a la experiencia del clima cultural dominante.

El comunicado del sitio web oficial declara que Zeitgeist, The Movie y su secuela Zeitgeist: Addendum fueron creadas como expresiones sin ánimo de lucro para comunicar lo que el autor siente que son conocimientos sociales muy importantes, de los que la mayoría de humanos no son conscientes. Según el autor, Peter Joseph, el documental se centra, con información histórica y moderna suprimida, en las actuales instituciones sociales dominantes, al tiempo que explora lo que puede esperar a la humanidad si las estructuras de poder en general persisten en sus patrones de egoísmo, corrupción y consolidación.

Desde su publicación gratuita en Google Video en primavera de 2007, la película ha sido vista más de 5 millones de veces.

Glaciares, La Decisión – PROYECTOS MINEROS

GLACIARES EN PELIGRO

19.02.2011

La empresa minera canadiense Barrick Gold acaba de anunciar que aumentará su inversión en proyecto Pascua Lama hasta 3 mil 600 millones de dólares. La mina Pascua Lama contiene enormes yacimientos de oro, que se extienden en los territorios de Chile y Argentina. El mineral está en la Cordillera de los Andes, prácticamente bajo la frontera entre ambos países.

La empresa estima que en cinco años podrá extraer de esta mina unas 800 mil onzas de oro, lo que a la cotización actual de mil 384 dólares la onza, representa unos 8 mil 500 millones de dólares. Es decir, recuperaría el total de la inversión en unos dos años.

La anunciada instalación de la mina Pascua Lama originó inmediatas protestas de los agricultores del valle del Huasco, en la región de Atacama, los que temen los graves efectos que esta enorme explotación minera va a producir en el abastecimiento de agua para el regadío, ya escaso en la actualidad. A la resistencia de los agricultores se han sumado las opiniones de los expertos que advierten sobre las graves consecuencias de la destrucción de los glaciares, enormes masas de hielo en movimiento que se originan en manantiales situados sobre 5 mil metros de altura y que alimentan los ríos y vertientes de la zona.

Debido a las características del proyecto, la empresa minera ha  intervenido los glaciares modificando su curso, a lo que se suman los efectos de la construcción de túneles y excavaciones que forman parte del plan.

Hace más de un año, en noviembre de 2009, el organismo del Medio ambiente del Estado de Chile cumplió formalmente con la obligación de fiscalizar el proyecto Pascua Lama. En la oportunidad se constataron irregularidades alarmantes en relación a la protección de glaciares y al cuidado del agua, los dos temas que han sostenido por más de 10 años la preocupación y resistencia de las comunidades campesinas de la región, según ha señalado el especialista Lucio Cuenca Berger, Director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales. Sin embargo, después de una larga serie de postergaciones, en definitiva se aplicó a la empresa una multa irrisoria y ésta continuó su operación tal como antes. Lucio Cuenca hace notar que el polvo que producen las excavaciones de la empresa Barrick Gold no sólo está afectando a los glaciares sino que también “está conformando un oscuro velo con el que las anteriores y actuales autoridades estatales se cubren, para permitir que esta multinacional siga violando la ley, contaminando el medio ambiente y dañando irreversibles ecosistemas bases de muchas economías locales de las cuencas de los ríos que nacen donde ocurren las operaciones de extracción de oro”.

La empresa canadiense intentó impedir que en el pasado  Festival de la Canción de Viña del Mar se presentara  esta  canción del compositor y poeta Patricio Manns, que se titula precisamente “Pascua Lama”.

La composición se pronosticaba como la favorita del jurado, pues en el proceso de selección de finalistas le otorgaron la evaluación más alta de la categoría. El tema, además, fue uno de los más comentados por el público desde el momento en que se instaló en la competencia, por su defensa de los glaciares en la zona de Pascua Lama, y la consecuente crítica al proyecto minero que allí levanta la empresa Barrick Gold.

Fuente: http://www.emol.com/especiales/2011/cultura-espectaculos/festival-vina/detalle_noticia.asp?idnoticia=467016

Fuente: http://spanish.ruvr.ru/2011/02/19/45130327.html

S.O.S PARAMO DE SANTURBÁN – EL AGUA O EL ORO

EL AGUA Y NO EL ORO

El daño ambiental no justifica que se le entregue la licencia a Greystar. A largo plazo, Greystar se irá de Santander, el empleo se irá, y lo que deja la multinacional es una gran catástrofe en el páramo y para el resto del departamento.

De acuerdo a un artículo publicado por la prestigiosa revista Science en enero, varios autores norteamericanos que estudiaron el caso de la minería a cielo abierto en la cordillera de los Apalaches en Estados Unidos consideraron que por más precauciones tomadas por las mineras en los páramos, la explotación de este tipo sigue siendo de alto riesgo. Por eso, al final del artículo piden al gobierno norteamericano parar todas las actividades mineras en páramos. Por otro lado el Parlamento Europeo solicitó a la Comisión Europea la prohibición total del uso del cianuro en la minería de oro en los países de la Unión. Actualmente, Alemania, República Checa y Hungría no permiten el uso de este químico en sus páramos.

Para los ambientalistas el afectar una pequeña zona de un páramo no evita que el resto del ciclo nutriente de este se vea afectado. En forma sencilla, un páramo es cómo un pulmón: quitarle una parte afecta todo el ciclo respiratorio porque funciona como una unidad y no por partes. Al dinamitar la montaña para sacar 220 hectáreas de un tajo se liberan también otros metales pesados que estaban condensados en la montaña, y luego pasarán a ser absorbidos en el agua que guarda el subsuelo del páramo. “Ninguna tecnología, por avanzada que sea, ha podido ha podido eliminar los metales pesados del agua”, explica el ambientalista Orlando Beltrán. El suelo cambiará su comportamiento y le será más difícil la formación y acumulación de materia orgánica, así como el intercambio de gases con la atmósfera. Por esto cambiarán también los componentes del agua que llega a Bucaramanga.

En el caso específico de Santurbán, un estudio del acueducto de Bucaramanga prendió las alamas sobre el efecto que tendría la minería de Greystar en el agua para esta ciudad y que se abastece de los caudales del páramo.

En el páramo hay cinco quebradas, dos ríos y diez lagunas que se verían afectadas según este estudio. “En la medida en que aumente la demanda de la población atendida, conjuntamente con el incremento en la exploración minera, pondría en riesgo el uso del Rio Suratá como fuente de abastecimiento por inviabilidad técnica y económica, de nuestra planta de tratamiento convencional”, dice el informe. El acueducto de Bucaramanga garantiza la calidad del agua en la Planta de Bosconia, pero si el consumo aumenta, y también el número de químicos en el agua, el acueducto ya está anunciando que ni el páramo ni la planta darán abasto.

El estudio también menciona que en Colombia existen 68 especies de frailejones y 37 de estos están amenazados. En un foro realizado por el Instituto Alexander Von-Humbodt en el 2004 la protección del páramo de Santurbán “sin duda contribuiría significativamente a la conservación de la mitad de las especies amenazadas de frailejones”.

También está el impacto topográfico: de acuerdo al estudio, uno de los impactos ambientales esperados es la sismicidad inducida por el uso de explosivos. La dinamita no sólo cambia el aspecto del páramo sino que también lo vuelve más susceptible a cualquier movimiento tectónico, cambia la composición química del suelo y subsuelo, cambia el curso de los caudales del agua y cambia la composición de los minerales en ella. Es decir, rompe la unidad del páramo y también las reglas que rigen su ecosistema. La explosión puede ser en una esquina, pero sus efectos ambientales se sienten en todo el páramo.

Los argumentos ambientales en contra de la minería a cielo abierto son miles (desde sus impactos químicos en el subsuelo hasta las consecuencias en la salud de los habitantes) y todos apuntan a que una vez Greystar termine de explotar la montaña en 15 años, esta nunca volverá a ser igual. Pero otro problema de los ambientalistas es que las autoridades ambientales en Santander han estado ausentes del debate en los últimos años.

SIN APOYO INSTITUCIONAL

El páramo de Santurbán se divide en dos: el 23 por ciento está del lado de Santander (donde está el proyecto de Greystar), y el resto en Norte de Santander, donde la multinacional también alcanzó a comprar títulos mineros pero la frenaron. El mismo páramo, las mismas características de lado y lado, pero con una diferencia política: el manejo de las CAR.

En junio del 2008 la Corporación Autónoma de Norte de Santander (Corponor) declaró su lado del páramo como parque natural regional. De hecho, esa zona no se llama hoy Santurbán sino el parque de Sisavita. “En realidad íbamos a declarar un parque conjunto con la zona de Santander”, explicó a La Silla Vacía Sergio Iván Niño, subdirector de recursos naturales de Corponor.

Esta CAR venía trabajando desde 2007 con su homóloga de Santander, la Cdmb o Corporación Autónoma Regional para la defensa de Bucaramanga, para declarar todo el páramo parque regional. Antes de que se reformara el Código de Minas en febrero del 2010, la única forma de negar una licencia ambiental era declarando jurídicamente una región como parque natural. Pero la Cdmb no se movió al ritmo de Corponor.

Por un lado, varias fuentes cercanas a la Cdmb le contaron a La Silla Vacía que el entonces Presidente Uribe estuvo presionando a esta CAR para que no declarara la zona parque regional. Y la directora de la CAR Elvia Páez nunca declaró a la zona parque, y también se demoró en controlar a Greystar por la forma cómo ésta estaba llevando a cabo su fase de exploración.

“Habíamos infringido normal ambientales. No teníamos permisos de descargas de agua, no teníamos un ingeniero experto en estabilidad de taludes, y desviamos un curso de agua sin permiso”, dijo Víctor Guimaraes, vocero de Greystar. Y por eso fueron multados el 23 de mayo del 2010 a 60 salarios mínimos por la CAR. Es decir, en su historial ambiental, Greystar no tiene su expediente limpio de errores.

“Ese proceso no se movía desde hacía cuatro años, tuvimos que hacer la denuncia en la Asamblea Departamental para que la CAR decidiera”, contó a La Silla Vacía Orlando Beltrán, uno de los líderes del movimiento ambientalista en Bucaramanga.

No sólo los procesos son lentos, sino que sus directivos son criticados por ser más cuotas políticas que funcionarios con el conocimiento técnico. Por un lado, la directora de la CAR es contadora y llegó a este puesto gracias a la ayuda de su exesposo, el senador de Cambio Radical Bernabé Celis. Y también, de acuerdo a los grupos ambientalistas, los dos puestos que son destinados a las Ongs en la dirección de la Corporación siempre terminan en manos de organizaciones de papel que poco saben sobre el tema ambiental. O al menos, sus representantes no son conocidos entre el gremio que busca la protección del páramo de Santurbán.

Así que para oponerse a la minería en el páramo, fue necesario buscar otros recursos.

EL MOVIMIENTO AMBIENTALISTA

“Lo más interesante de todo esto es el movimiento tan grande que se generó, y da la impresión que acá fueron claves las redes sociales”, dijo Vacía Manuel Rodriguez, ex ministro de Medio Ambiente. Para él, como para Jorge William Sánchez, un ambientalista que lleva caminando el páramo 30 años y que creó un grupo en Facebook por su defensa hace cinco años, Internet fue la clave para volver a Santurbán un debate político nacional. Hoy en día su grupo va a llegar a los seis mil miembros.

VER ARTICULO COMPLETO EN:

http://www.terra.com.co/noticias/articulo/html/acu40227-los-poderes-detras-del-paramo-de-santurban.htm

 

Solicitemos que se niegue la licencia ambiental a GreyStar para explotar oro en Santurbán

INGRESA A ESTE ENLACE Y SIGUE LAS INSTRUCCIONES

http://reclamecolombia.org/index.php/nodos/nororiente/160-solicitemos-que-se-niegue-la-licencia-ambiental-a-greystar


 

 

BOLIVIA Y SU DRAMA – 21 DIAS EN LA MINA – DOCUMENTAL

MOROCOCALA  COMUNIDAD MINERA DE BOLIVA
Marlene 35 años Separada con 5 Hijos.
21 días en la mina refleja la historia de mujeres solas que luchan por sus hijos en unas condiciones insoportables. Como Marlene y Doña Juana, una mujer minera y una viuda de la mina que sacrifican su vida para poder sacar adelante sus familias.

Mujeres trabajan a la par de hombres en minas de Bolivia PDF Imprimir E-mail
Jueves, 02 de Diciembre de 2010 05:00
http://p2.trrsf.com/image/get?src=http%3A%2F%2Fvgn-live-mia.terra.com%2Fwebimg%2FPeru%2FImagenes%2FNoticias%2F55011210190517985_AP-5c35f6493b94c214dd0e6a7067000d84.JPG&o=cf&vs=301x464&hs=619x464Los caminos oscuros que conducen a la difícil extracción de los minerales en el interior de una mina ya no son recorridos exclusivamente por hombres: Diariamente, decenas de mujeres buscan ganarse el respeto de sus compañeros realizando a la par sus obligaciones. 

“Nosotras podemos hacer las mismas cosas, sin quejarnos. Sé que las condiciones en una mina no son las mejores pero es un trabajo como cualquier otro, al que te acostumbras, aprendes y en un futuro incluso te vuelves más experta”, dijo a la AP Gabriela Urquidi mientras se abría paso por pasadizos estrechos para llegar a su lugar de trabajo en la Mina San José, en Oruro.

En esta mina se realiza un trabajo a pequeña escala de plata cuyo precio está pasando los 23 dólares por Onza Troy, por mineros que se asocian y forman cooperativas independientes. Para llegar a la veta de plata que recién encontró la cuadrilla o grupo de Urquidi, hay que pasar por suelos inestables hasta llegar unos 200 metros bajo tierra.

Antes de empezar la jornada los mineros saludan y comparten con el “Tío” (el diablo) que está dentro de la mina, hecho en base de barro, al que le dan a fumar cigarrillos y le invitan coca y alcohol para continuar con una costumbre netamente minera a nivel nacional que data desde tiempo de la colonia.

La hoja de coca —considerada planta sagrada y usada con fines medicinales— es fundamental para aguantar el trabajo pesado. Urquidi comentó que les ayuda incluso a sentir menos el fuerte olor de arsénico en el interior. La hoja coca es la materia prima de la cocaína.

Sus brazos fuertes y su carácter ameno caracterizan a Urquidi, de 43 años, que viste pantalones deportivos y un jersey negro visiblemente desgastados por el contacto cotidiano con el mineral. Usa también una máscara para evitar respirar el polvo mientras perfora manualmente la veta de plata que ilumina con la lámpara de su casco.

Tiene como acompañantes a los hermanos Emilio Canazas, de 52 años y Félix de 49, del mismo sector minero cooperativista. “Ella es una de nosotros, ha aprendido bien. Tiene los mismos derechos y obligaciones”, expresó Félix.

Urquidi contó que cuando empezó muchos se burlaban. “Poco a poco me he ganado su respeto, yo también realizo perforaciones con la máquina. Es mejor que hacerlo manualmente”, explicó la minera.

Añadió que trabaja en el interior de la mina por necesidad. Es madre de tres mujeres y un varón. La mayor estudia para ser abogada, cuenta con orgullo.

Las ganancias varían de 200 bolivianos (28 dólares) a 400 (35) por 50 kilos ya que la plata que extraen es de baja pureza. Por semana se puede lograr juntar unos 100 kilos, los cuales son vendidos directamente a empresarios chinos.

La mina San José es explotada por cinco cooperativas que aglutinan a unos 1.000 mineros, incluidas más de 100 mujeres que extraen plata y un poco de estaño y plomo.

Al otro lado de esta mina trabajan siete mineras, varias de la cuales pasan los 50 años. Su líder, María del Pilar Pérez, trabaja a unos 340 metros bajo tierra.

Las siete llevan trabajando entre ocho y nueve años. Acostumbran a encontrarse en el lugar de descanso para acullicar (mascar) coca y beber un poco de agua, mientras charlan y hacen bromas.

Todas coincidieron en que después de separarse de sus esposos no les quedó otra opción. Una vez que consiguen 50 kilos de mineral lo almacenan en unas bolsas de yute llamadas “qepirinas”, lo cargan en sus espaldas y lo llevan fuera de la mina para venderlo.

Entre la charla de descanso, comentaron sobre el accidente en la mina del mismo nombre pero en el vecino país de Chile en el que el boliviano Carlos Mamani y 32 de sus compañeros chilenos quedaron atrapados por 69 días. María señaló que los mineros saben a los peligros que se arriesgan.

“Hemos visto lo famoso que es (Mamani), pero si acá pasa algún accidente nadie nos da un trabajo y nos regala una casa. Es más, ni se enteran”, manifestó, aludiendo a un ofrecimiento que le hizo el presidente Evo Morales a Mamani.

El viceministro de Cooperativas Mineras, Issac Meneces, señaló que en Bolivia existen unas 5.000 mujeres que trabajan en la minería a pequeña escala y que unas 1.000 ingresan al interior de la mina.

Juana Negrety, dirigente en la Federación Nacional de Cooperativas Mineras de Bolivia, indicó que son unas 800 mineras que ingresan a trabajar al interior de la mina y las demás realizan diferentes labores que incluye a las “palliris”, término derivado del vocablo quechua “pallar” que significa escoger entre los desechos fuera del yacimiento.

A nivel nacional, las mujeres mineras tienen de 45 años para adelante y en su mayoría fueron abandonadas por sus esposos o quedaron viudas. Se estima que cada trabajadora tiene al menos tres hijos. En el sector minero estatal está regulado que las mujeres no pueden ingresar al interior de la mina.

En las afueras de la ciudad de Oruro, en la localidad de Machacamarca, existen 400 personas, incluidas 100 mujeres, que realizan la labor de rescatar el mineral de los desechos del ingenio de la Corporación Minera de Bolivia.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de “los 11,5 a 13 millones de mineros en pequeña escala que hay en el mundo, las mujeres podrían representar de 3,5 a 4 millones. Muchas de ellas con trabajo a tiempo parcial. Otras 1,5 a 2 millones podrían participar indirectamente en esta actividad”.

La OIT explicó que la participación de la mujer es mayor en la minería a pequeña escala. En América del Sur los países que cuentan con es subgénero minero son: Chile, Colombia, Perú, Brasil, Venezuela y Bolivia.

Desde hace años existe la creencia de que si la mujer ingresa a la mina se pierde la veta. El dirigente César Lugo, de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, dijo que es un “mito que aún permanece en algunas minas, pero poco a poco está perdiéndose”.

El ministro de Minería Julio Pemintel expresó que antes “era difícil que ingresase una mujer (a una mina), pero ahora, con la equidad de género, cada quien es libre de elegir”.

La subida de los precios de los minerales esta demandando cada vez más mano laboral, así que varias mujeres se vuelcan a esa actividad y comienzan a trabajar como palliris.

Fuente Terra Perú/Juan Karita